Archivo de la etiqueta: Objetivo

¿Ya te has planteado tu carrera profesional?

Ayer estuve en una sesión de benchmarking del foro de Recursos Humanos en donde se  abordaba una pregunta: ¿pueden los profesionales de RRHH satisfacer las expectativas de carrera de las personas?

De este seminario extraje varias ideas que me parecen muy significativas, y es que en los tiempos que corren y  con la crisis que nos envuelve, para muchas organizaciones se hace difícil plantearse el desarrollo de una carrera profesional de sus empleados.

SI bien con esta complejidad de nuestro entorno laboral,  en donde estamos irremediablemente inmersos en una situación de cambio e incertidumbre, la realidad es que se nos hace  cada vez más necesario desarrollar una  nueva competencia que a partir de ahora será vital: la agilidad para aprender.

Y puestos a reflexionar… ¿os habéis planteado vuestra carrera profesional? , es verdaderamente interesante que os respondáis estas cuatro preguntas:

  1. ¿Qué hago yo aquí?… es decir, cabe plantearse en qué estilo de carrera te posicionas y sobretodo reflexionar  y observar si nuestras preferencias personales están alineadas con las de la organización.
  2. ¿A dónde voy?  … a dónde deseo llegar, cual es mi meta, mi objetivo.
  3. ¿Cuáles son mis capacidades y qué debo desarrollar?… que poseo actualmente, cuáles son mis fortalezas, pero sobretodo, qué me falta, qué debo desarrollar para conseguir mi meta.
  4. ¿Cómo lo voy a desarrollar?….Cual es mi plan de acción, ¿qué haré para conseguirlo?

Además de dedicarte tiempo a pensar sobre  tu propia carrera personal conviene seguir algunas indicaciones….

–          No delegar la gestión de tu carrera profesional

–          Mírate al espejo de los demás

–          Desarrolla la habilidad para aprender

–          Ten un plan

–          Ten un plan “B”

–          Y….

Y pensareis…¿¿Y?? …..todo ello no será posible si no estamos atentos a los cambios que nos pueden suceder tanto en nuestra vida personal y profesional, a nuestros momentos críticos… hacer una pausa, volver a replantearte todo y volver a empezar de nuevo es quizás lo mejor que podemos hacer.

Mònica Pérez

Renovarse o morir

¿Sabias que el águila es una de las aves que más años vive? Llega a vivir hasta 70 años!!

¨Cuando tiene unos 40, sus urpas son tan largas y flexibles que no le permiten agarrar a sus presas con facilidad. Su pico, largo y puntiagudo, se curva en exceso y ya no le es de utilidad. Las alas, envejecidas y pesadas, no le permiten volar con agilidad. En ese momento, le quedan dos alternativas: abandonarse y morir o enfrentarse a un doloroso proceso de renovación que durará aproximadamente 150 días.

Busca un  lugar protegido, en lo alto de la cima de una montaña. Golpea su pico contra la pared hasta arrancarlo y espera que nazca uno nuevo, que le permitirá arrancarse sus viajas uñas. Cuando han crecido, se arranca una a una las viejas plumas. Y entonces, inicia su vuelo renovado, para vivir otros 30 años más.¨

Mi hermana me lo mandó hace unos días. Desconozco si es científicamente cierto. Tampoco lo he comprobado. No me importa. Porqué lo que realmente me importa es que puedo aprender yo con ello. Y, ciertamente, y en estos momentos, más que nunca, debemos estar constantemente renovándonos!!!!. El mundo corre a tal velocidad que nada es permanente. El entorno es constantemente cambiante. Y, o nos adaptamos nosotros, o nos adaptan.

Y la gran pregunta es, ¿cómo lo hacemos?.

En mi opinión, es muy importante parar de vez en cuando, hacerse las preguntas necesarias para indagar en las respuestas, definir el objetivo y marcar el rumbo. Y es necesario, porque si no lo hacemos, ¨fluimos¨, y no decidimos. Si lo hacemos, nosotros decidimos. Comprobamos si el rumbo es adecuado. O si cambiamos o no de objetivo (¿porqué no?, tenemos que ser lo suficientemente flexibles para adaptarnos al entorno cambiante).

Y a vosotros, ¿qué os sugiere la experiencia del águila?

Mireia Armengol

El Coaching como ¨estilo de vida¨

El coaching está de moda. ¿Alguna vez habéis buscado la palabra “coaching” en Google?. Aparece mucha información. Seleccionar toda esta información se convierte en una tarea compleja.

Esta situación es la que me ha hecho reflexionar sobre que contenidos aportar a este blog que despierten el interés del lector y que provoquen la reflexión y la participación de nuestros seguidores. Si, ese es mi objetivo. Compartir experiencias y puntos de vista a través de la participación de todos vosotros y, así, enriquecernos mutuamente.

Y hoy quiero compartir con vosotors la siguiente idea: el coaching como ¨estilo de vida¨.

En la vida podemos optar por dos posiciones. La posición ¨fluir¨, donde la vida toma las decisiones por nosotros. O la posición ¨decidir¨, donde nosotros decidimos y influimos en nuestro futuro.

Yo quiero estar en la posición ¨decidir¨. Lo importante es tener claro qué o acerca de qué (tener un objetivo claro). Para continuar con el cómo y cuando (plan de acción). Y, entonces, ir a por ello!!!!

¿En qué posición estáis vosotros? ¿En qué posición os gustaría estar?

Mireia Armengol

De héroes y villanos

En la novela negra la característica básica que diferencia el héroe del villano es la que define al héroe como al profesional que siempre consigue sus objetivos. El villano es el burócrata que obsesionado por sus objetivos siempre comete los mismos errores, no aprende de ellos y, por tanto, es  quien no los consigue.

El profesional es aquel que a más de competente aprende de sus errores y de sus fracasos; en cambio el burócrata no aprende de sus errores ni reconoce nunca que ha fracasado. Lo bueno que tiene la novela  es que, salvo contadas excepciones, el héroe siempre vence al villano.

Y es que en nuestra cultura un fracaso es como una tara que hay que negar y esconder. ¿Cuándo utilizaremos nuestros fracasos como  los potentes instrumentos de aprendizaje que realmente  son?.

¿Cómo pretende alguien alcanzar la excelencia si no utiliza sus errores para aprender?

¿Cómo vamos a cambiar nuestra cultura si cada vez que nuestros hijos suspenden  les reprendemos o castigamos en vez de provocar una reflexión  sobre qué es lo que ha provocado el suspenso y así poder rectificar y aprender de esta experiencia?… ¿porqué los padres viven la repetición de curso de su hijo como a un gran fracaso y como si fuera un deshonor familiar en vez de una nueva oportunidad para  cambiar hábitos?… ¿porqué cuando estamos a media carrera  y nos damos cuenta que no nos satisface, seguimos sólo para no reconocer que nos equivocamos en nuestra elección?…¿porqué  el miedo a fracasar nos impide iniciar aquel proyecto o negocio que nos ilusiona?… ¿Cuántos de nuestros jóvenes se van a convertirse en emprendedores si magnificamos el fracaso?.

El miedo al fracaso nos paraliza. Hemos de ser capaces de que en nuestros institutos y universidades se potencie la curiosidad, el atrevimiento y la creatividad en todos los campos. Sólo así conseguiremos avanzar colectivamente.

No es bueno para un país recortar en educación.

Por si hay alguna duda os dejo una cita de un artículo de Llàtzer Moix titulado  “amb Wagensberg “ que aparece este domingo en La Vanguardia y que es del mismo Wagensberg

“Los países ricos saben que si son ricos es porque hacen ciencia, mientras que los países pobres creen  que si los países ricos hacen ciencia es porque son ricos.”

Y volviendo al título de este artículo, otra cita de Wagenberg. Por cierto el texto es literal pero podéis cambiar la palabra político por cualquier otra y funciona igual.

“Cuanto más dogmático y inflexible es un político, más burro puede llegar a ser”.

Todos podemos ser héroes.

Carme Pampalona.

¿Y ahora qué?

Esta es  la pregunta que  los estudiantes que pronto acabaran  el Bachillerato se están haciendo. ¿Recordáis la conversación de Alicia con el gato Chesire  en “Alicia en el país  de las maravillas?”.

 Alicia: Sólo quiero saber qué camino tomar.

Gato Chesire: Pues depende a dónde quieras ir

Alicia: Esto no importa si tú me dices qué camino tomar.

Gato Chesire: Entonces realmente no importa el camino qye escojas.

Ahí está el quid de la cuestión ¿Dónde quiero llegar?, ¿Cuál es mi objetivo?.

Desde el coaching para trabajar utilizamos una herramienta llamada “la visión” que consiste en visualizarnos recién acabados los estudios y en nuestra situación laboral ideal. A partir de ahí hacer realidad esta visión será nuestro objetivo.

Si sabemos cual es nuestro objetivo sabremos qué camino tomar.

Carme Pampaloma

Diseñando tus propios objetivos

Todo aquello que vivimos es consecuencia de nuestras acciones del pasado y por tanto, nuestro futuro en gran parte, será consecuencia de las acciones de nuestro pasado. Incluso, no tomar ninguna decisión es también decidir acerca de nuestro futuro:

Podría decirme, por favor, ¿qué camino he de seguir desde aquí?
– eso depende en buena medida del lugar dónde quieras ir, dijo el gato
– no me importa mucho hacia dónde .., dijo Alicia
– entonces no importa por donde vayas , dijo el gato
Lewis Carroll, Alicia en el país de las maravillas

Querer hacer algún cambio en nuestra vida no es suficiente para hacerlo realidad, para poder emprender nuestro sueño o hacer realidad aquel objetivo que ansiamos, es bueno que hagamos un  trabajo interno de diseño de nuestros objetivos.

El diseño de objetivos en un proceso de Coaching es esencial para que este proceso se desarrolle óptimamente y el coachee /cliente consiga acceder al estado deseado. La Programación Neurolingüística trabaja con cinco preceptos que permiten  que puedas diseñar por tí mismo un objetivo:

  1. Debe ser formulado en términos positivos.
  2. Debe  ser definido y evaluado según la evidencia basada en los sentidos, es decir que se sentirá, se verá y se oirá.
  3. Debe ser iniciado y mantenido por la persona, es decir formulado en términos auto-responsables.
  4. Debe ser ecológico (para cualquier objetivo que se consiga es necesario renunciar a algo, obviamente si el coste a renunciar es mayor que lo que la persona puede ganar, concluiremos que el objetivo no es “ecológico”)  y apropiado al contexto
  5. Preserva la intención positiva del comportamiento actual de la persona que desea conseguir el objetivo

Ahora tienes en tu mano las herramientas… ¿a qué esperas para emprender tu propio diseño de objetivo?

Mónica Perez