Archivo de la etiqueta: Cambio

Por qué hacemos las cosas

Una de las cosas que se trabaja en un proceso de coaching es el cambio, si queremos conseguir algo distinto tenemos que hacer las cosas de forma diferente. Intentar o hacer algo nuevo.

Lo interesante es que me encuentro frecuentemente que cuando pregunto:  “y ¿por qué haces esto así?” la respuesta muchas veces es “Pues porque siempre lo he hecho así” o algo parecido.

Hay un experimento muy interesante que se hizo con primates que os dejo aquí, por si os sirve !!!

Marisol Navarro

:

Anuncios

Me he quedado sin trabajo…¿y ahora qué?

“Dios mío, dame la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que puedo cambiar y la sabiduría para distinguir entre ambas” (Aristóteles)

El sentimiento de pérdida de un trabajo y la posterior etapa de superación de duelo presenta importantes similitudes al sentimiento de pérdida de un ser querido. Conocer las etapas por las que una persona debe pasar y asumir que forma parte del proceso “normal” de duelo, así como la gestión de las emociones que acompañan a cada fase, permiten que el proceso sea asumido por la persona de forma mucho más normalizada : ser consciente de que todos sentimientos, sensaciones y pensamientos que pasan por la cabeza de la persona que acaban de despedir son “normales” y además conocerlos, hacen posible que el proceso de transición sea mucho mejor.

El modelo de la curva del cambio tiene su origen en el trabajo de Elisabeth Kúbler-Ross (1971) en el que demostró que el sentimiento de pérdida y la gestión de lo que conlleva para la persona una situación de cambio en su vida, pasa por varias etapas:

–       Negación : etapa en la que no aceptamos la realidad, es justo el momento en el que nos comunican que nos han despedido… y donde  nos viene a la mente pensamientos como por ejemplo: “no puede ser, no es posible que me esté sucediendo esto a mí”

–       Enfado / Ira:  es el momento en el que aparecen emociones tales como “ Es injusto! , ¿Porqué yo? ¿Cómo es que no lo había previsto? … no deja de ser una continuidad de la primera etapa de no aceptación de la situación que la persona está viviendo.

–       Negociación ; es el momento en el que la persona desearía más tiempo, aparecen pensamientos como por ejemplo:  “Si pudiera…, si hiciera….. lograría evitarlo”.

–       Depresión, es la etapa en la que justo nos damos cuenta que no es posible negociar nada, no hay solución y aparecen sensaciones de inseguridad, de confusión, de no saber a dónde ir,  de qué será de nuestro futuro, qué pasará a partir de ahora..

–       Aceptación. Por último, la persona acepta la situación, hace frente al problema y se siente preparada para lo que viene a partir de ahora; justo es el momento que se inicia la recuperación, la posibilidad de mirar hacia el futuro y la posibilidad de buscar estrategias para encaminarse hacia la acción, hacia la búsqueda, en el caso que nos ocupa, de un nuevo trabajo.

La superación de una situación de “estrés” promovido por una situación de pérdida de trabajo, se hace posible teniendo presente que forma parte de un proceso normal en la que la persona debe ser consciente que debe pasar por las diferentes etapas y que además tiene a su mano diferentes estrategias que puede utilizar para salir de esta situación de la mejor manera posible:

–       La primera de ellas es el DESEO de cambiar la emoción negativa, el enfado/ ira, el sentimiento de frustración o depresión hacia una emoción positiva, de aceptación y de visión a futuro, con el objetivo de activarse y emprender acciones que conlleven hacia la búsqueda de un trabajo, etc.

–       Creer en los recursos que posee la propia persona. PENSAR Y CREER en tus propias fortalezas, puntos fuertes y en todas aquellas oportunidades que están aún por llegar.

– Considerar la pérdida de trabajo, no como un fracaso, sino como un FUENTE DE APRENDIZAJE , como una nueva oportunidad que ofrece la vida para hacer una cosa nueva diferente, que porqué no, puede incluso ser mejor que lo anterior.

–       Y por  último y no menos importante, APOYARTE EN TU ENTORNO  más próximo  y en el “colchón de afectos”: familia, amistades… y compartir estímulos positivos, pequeños hitos en el camino,  y cómo no… sobretodo celebrarlos!!.

Mònica Pérez

¿Emprender o no emprender?

La semana pasada estuve en unas Jornadas de inserción profesional en la Universidad de Murcia. Fue interesante porque había una gran cantidad de asistentes (eran principalmente estudiantes universitarios) que querían ser emprendedores.

Lo curioso fue que cuando les pregunté a algunos de ellos para qué querían ser emprendedores  la respuesta era: “No hay otra salida profesional” o “No hay trabajo en las empresas” .

Estamos en un momento bastante cambiante e inestable, especialmente en el mundo laboral.  Leí un artículo hace unas semana donde decía que había aumentado en relación al 2010 el número de empresas que se creaban y también que el número que se mantenía más de tres años había disminuido.

Este momento de cambio en el que estamos  facilita el decidirse a emprender algo por uno mismo, a crear algo nuevo.

Si quieres emprender, o si no, quizás te pueda ayudar contestar  a las siguientes preguntas:

  1. Empieza por definir tu meta. ¿qué es lo que quieres?
  2. ¿Para qué quieres ese objetivo? ¿qué obtendrás cuando lo logres?
  3. Imagínate que ya lo has conseguido :  ¿dónde? ¿cuándo? y ¿cómo te sentirás?
  4. ¿Cómo lo vas a conseguir? ¿qué recursos necesitas?¿cuales tienes? ¿cuales tienes que adquirir?
  5. Si es muy grande divídelo en partes que puedas ir alcanzando y verificando que vas hacia tu meta.
  6.  Analiza el impacto que tendrá para ti y para otros conseguirlo.

Marisol Navarro

Como afrontar el cambio

Llevamos  mucho tiempo hablando de crisis, en concreto de lo que no funciona, de lo mal que lo han hecho estos o aquellos, de lo mal que va a ir, etc., etc. A mi esto solo me genera más desconfianza y descontento.

Al fin y al cabo estamos cambiando, creo que siempre se está cambiando. Opino que se aportaría mucho más si habláramos de lo que ha funcionado, de lo que no ha funcionado como esperábamos y de lo  que podemos hacer para cambiar lo que no nos gusta. En coaching hablamos de fortalezas y puntos a potenciar.  Ayudaría mucho más a este cambio que tenemos  que afrontar el escuchar que podemos salir si queremos, que podemos mejorar, que podemos cambiar hacia donde definamos. Como dice Patricia Woertz: “…en épocas de cambio las charlas negativas no ayudan, contrarrestan.”

Dejo un video de Patricia Woertz sobre Como liderar el cambio en organizaciones pero opino que se puede extrapolar a gobiernos, naciones, etc.

Marisol Navarro

La química de las emociones

Sé por experiencia,  tanto personal como profesional, que las emociones crean adicción.  Cuantas veces nos encontramos personas que casos siempre están contentas, alegres y también cuantas veces personas que parece que siempre están tristes o ven solo el lado negativo de las cosas.

Si hay algo que hacemos los coaches es cambiar las emocione s  -0, lo intentamos-.

Aquí dejo  un video que precisamente explica que pasa en nuestro organismo con las emociones y porque son adictivas.

Por cierto : ¿crees que estas enganchado a alguna sensación?

Que lo disfrutéis!!!

Marisol Navarro

Cambiar para que?

Cambiar para : ser diferente?, parecerme a otras personas? conseguir cumplir mis retos? etc…Cuando nos planteamos cambiar no solemos pensar en cual es realmente la finalidad profunda de ese cambio.

El coaching no te ayuda a cambiar de forma mas o menos útopica. Te ayuda a alcanzar tus objetivos apoyandote en tus fortalezas.Te acompaña para conseguir la mejor versión de ti mismo.

Explico dos  ejemplos de situaciones que se me han dado en procesos de coaching. En una de ellas el coachee queria cambiar para ser mas “simpático”. Vio que la clave no era ser el que mejor explica los chistes, en este aspecto veía una montaña imposible de subir. Se apoyó en sus fortalezas, empatizar e interesarse con seriedad por los demas, como mecanismo para integrarse y conseguir el objetivo de mantener una relación cordial con su entorno.

En el otro caso, el coachee era una persona con dificultad para visualizar y explicar detalles y en su comunicación era poco entendible. Se había empeñado sin conseguirlo en poder explicarse desde el dato mas concreto. Cuando la realidad se percibe de manera global es una lucha con escasas posibilidades de exito. Visualizo su comunicación desde las ideas y conceptos, desde su fortaleza estructuro su discurso  y se apoyo en soportes tecnicos u otras personas para explicar los datos. Consigió el objetivo de mejorar su comunicación.

En definitiva el coaching nos ayuda a alcanzar nuestros objetivos a traves de nuestras fortalezas. Nos apoyamos en aquello que nos es mas fácil y así logramos cambios posibles.

Maria Jesús Ruiz

Un paso adelante

En varios de nuestros post de este blog hemos dedicado tiempo a reflexionar sobre la importancia del cambio, de la necesidad de pasar a la acción para poder modificar todo aquello que deseamos cambiar en nuestra vida.

Es fácil pensar que queremos hacer una o tal cosa, es fácil imaginarnos como será, es fácil dejar volar nuestra imaginación y pensar cómo seriamos diciendo o haciendo tal cosa… pero porque si en nuestra cabeza es tan fácil… ¿por qué no pasamos a la acción?.

Cada uno de nosotros tenemos nuestra “zona de confort”, que es como nuestro piloto automático; en nuestra “zona de confort “ todo es sencillo, disponemos todo nuestro conocimiento adquirido que nos permite relacionarnos a nivel profesional, personal … con las herramientas que tenemos a nuestro alcance, con lo que hemos aprendido hasta el momento.

Pero… ¿qué sucede cuando hacemos un análisis de todas las herramientas que tenemos y descubrimos que no es suficiente? ¿Qué pasa en nuestro interior?.En muchas ocasiones aparece una emoción que se llama MIEDO (¿os suena?); nuestro cerebro ha rebuscado sin éxito alguna estrategia que le permita pasar a la acción y descubre que no  la tiene, que tiene que aprender a hacer algo diferente… entonces aparace el miedo, un miedo que nos paraliza y que nos ofrece dos opciones: quedarnos parados, estancados  o dar un paso adelante, salir de nuestra zona de confort  y cambiar!.

Os dejo un video que me resulta muy apropiado porque describe muy visualmente situaciones cuotidianas en las que debemos dar  el paso dar para superar el miedo y salir de nuestra zona de confort… (¿Os suena?)

Mònica Pérez