Archivo de la categoría: Coaching ejecutivo

Trabajo en equipo

Tras muchos años de experiencia con directivos, no hay mas merito que la edad, nunca me he encontrado con alguien que me diga que no sabe trabajar en equipo o que no le gusta trabajar en equipo.

La  verdad no me lo creo, trabajar en equipo es complicado y requiere esfuerzo así como determinadas habilidades. Se suele confundir con trabajar con gente  o hacerlo en grupo, os señalo algunas de las aptitudes que considero necesarias:

  • Renunciar al individualismo
  • Renunciar al medallismo
  • Escuchar y atender las necesidades del otro
  • Preguntar a los integrantes del equipo para conocer expectativas y desarrollo de la tarea/función.
  • Ser generoso y paciente.
  • ETC.

No veo que estas sean características generalizables a muchos directivos y no existe una relación real entre personas que dicen que trabajan en equipo bien y que a su vez son buenos en las habilidades señaladas.

El esfuerzo vale la pena, los resultados de un buen trabajo en equipo son imparables, inmejorables y sostenibles en el tiempo.

Os recomiendo la visualización del video. Muy bonito

Maria Jesús Ruiz

Que necesita un emprendedor??

Esta muy de moda hablar de emprender, de ser emprendedor/a.

Veo en los procesos  que hago con los jóvenes que uno de los  aspectos que les preocupa es la parte de riesgo,  que conlleva un miedo,  en empezar algo nuevo. En coaching decimos que salir de la zona de confort no es fácil.

Muchas veces me pregunto que “cualidades” hay que tener para que un negocio te vaya bien, te funcione y observo que es una pregunta que se hace la mayoría de la gente que emprende un negocio. Oigo a menudo la palabra “suerte”  relacionado con los negocios y yo me pregunto si la suerte es algo casual o causal.

En mi opinión la suerte es causal .

Jean-Claude Biver, ex-CEO Hublot Genève explica los cinco aspectos, que según él, debe tener un emprendedor.

Para él los cinco puntos son:

  • Pasión,
  • Visión,
  • Coraje,
  • Comportamiento ético y
  • Suerte

Os dejo el video donde explica esto y el significado para él de la “suerte”:

  video Jean Claude

Marisol Navarro

Preguntas Poderosas

“Si yo tuviera una hora para resolver un problema y mi vida dependiera de la solución, yo gastaría los primeros 55 minutos para determinar la pregunta apropiada, porque una vez supiera la pregunta correcta, yo podría resolver el problema en menos de cinco minutos”.

Albert Einstein

En el mundo occidental nos educan para responder, tanto a nivel académico como profesional. La clave para aprender  y mejorar esta por el contrario en hacer preguntas adecuadas a nuestro objetivo. Realizar aquellas preguntas que nos puedan aportar el máximo conocimiento de la situación y cierta proyección de futuro.

Suele ocurrir que al finalizar una exposición nos dirigimos  a nuestro auditorio con el consabido ¿preguntas?  Y suele acontecer que estas son muy escasas o no se dan.

Cuando realmente nos interesa el feed-back de un interlocutor  las preguntas deben perseguir un fin en sí mismo, la involucración del interlocutor.  ¿Cómo va a afectar a tu trabajo? ¿Qué ventajas le ves? ¿Qué dificultades  te vas a encontrar? etc.. . Es obvia la diferencia en la información  e implicación que vamos a obtener.

No es lo mismo preguntar ¿por qué? has realizado una acción que ¿para qué? . En el primer caso conseguimos una justificación en el segundo una finalidad y una proyección de futuro.

El “PARA QUE” es una herramienta clave en todo proceso de Coaching y de total aplicación práctica en la vida cotidiana pregunta y pregúntate  PARA QUE…

Maria Jesús Ruiz

Me he quedado sin trabajo…¿y ahora qué?

“Dios mío, dame la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que puedo cambiar y la sabiduría para distinguir entre ambas” (Aristóteles)

El sentimiento de pérdida de un trabajo y la posterior etapa de superación de duelo presenta importantes similitudes al sentimiento de pérdida de un ser querido. Conocer las etapas por las que una persona debe pasar y asumir que forma parte del proceso “normal” de duelo, así como la gestión de las emociones que acompañan a cada fase, permiten que el proceso sea asumido por la persona de forma mucho más normalizada : ser consciente de que todos sentimientos, sensaciones y pensamientos que pasan por la cabeza de la persona que acaban de despedir son “normales” y además conocerlos, hacen posible que el proceso de transición sea mucho mejor.

El modelo de la curva del cambio tiene su origen en el trabajo de Elisabeth Kúbler-Ross (1971) en el que demostró que el sentimiento de pérdida y la gestión de lo que conlleva para la persona una situación de cambio en su vida, pasa por varias etapas:

–       Negación : etapa en la que no aceptamos la realidad, es justo el momento en el que nos comunican que nos han despedido… y donde  nos viene a la mente pensamientos como por ejemplo: “no puede ser, no es posible que me esté sucediendo esto a mí”

–       Enfado / Ira:  es el momento en el que aparecen emociones tales como “ Es injusto! , ¿Porqué yo? ¿Cómo es que no lo había previsto? … no deja de ser una continuidad de la primera etapa de no aceptación de la situación que la persona está viviendo.

–       Negociación ; es el momento en el que la persona desearía más tiempo, aparecen pensamientos como por ejemplo:  “Si pudiera…, si hiciera….. lograría evitarlo”.

–       Depresión, es la etapa en la que justo nos damos cuenta que no es posible negociar nada, no hay solución y aparecen sensaciones de inseguridad, de confusión, de no saber a dónde ir,  de qué será de nuestro futuro, qué pasará a partir de ahora..

–       Aceptación. Por último, la persona acepta la situación, hace frente al problema y se siente preparada para lo que viene a partir de ahora; justo es el momento que se inicia la recuperación, la posibilidad de mirar hacia el futuro y la posibilidad de buscar estrategias para encaminarse hacia la acción, hacia la búsqueda, en el caso que nos ocupa, de un nuevo trabajo.

La superación de una situación de “estrés” promovido por una situación de pérdida de trabajo, se hace posible teniendo presente que forma parte de un proceso normal en la que la persona debe ser consciente que debe pasar por las diferentes etapas y que además tiene a su mano diferentes estrategias que puede utilizar para salir de esta situación de la mejor manera posible:

–       La primera de ellas es el DESEO de cambiar la emoción negativa, el enfado/ ira, el sentimiento de frustración o depresión hacia una emoción positiva, de aceptación y de visión a futuro, con el objetivo de activarse y emprender acciones que conlleven hacia la búsqueda de un trabajo, etc.

–       Creer en los recursos que posee la propia persona. PENSAR Y CREER en tus propias fortalezas, puntos fuertes y en todas aquellas oportunidades que están aún por llegar.

– Considerar la pérdida de trabajo, no como un fracaso, sino como un FUENTE DE APRENDIZAJE , como una nueva oportunidad que ofrece la vida para hacer una cosa nueva diferente, que porqué no, puede incluso ser mejor que lo anterior.

–       Y por  último y no menos importante, APOYARTE EN TU ENTORNO  más próximo  y en el “colchón de afectos”: familia, amistades… y compartir estímulos positivos, pequeños hitos en el camino,  y cómo no… sobretodo celebrarlos!!.

Mònica Pérez

¿Ya te has planteado tu carrera profesional?

Ayer estuve en una sesión de benchmarking del foro de Recursos Humanos en donde se  abordaba una pregunta: ¿pueden los profesionales de RRHH satisfacer las expectativas de carrera de las personas?

De este seminario extraje varias ideas que me parecen muy significativas, y es que en los tiempos que corren y  con la crisis que nos envuelve, para muchas organizaciones se hace difícil plantearse el desarrollo de una carrera profesional de sus empleados.

SI bien con esta complejidad de nuestro entorno laboral,  en donde estamos irremediablemente inmersos en una situación de cambio e incertidumbre, la realidad es que se nos hace  cada vez más necesario desarrollar una  nueva competencia que a partir de ahora será vital: la agilidad para aprender.

Y puestos a reflexionar… ¿os habéis planteado vuestra carrera profesional? , es verdaderamente interesante que os respondáis estas cuatro preguntas:

  1. ¿Qué hago yo aquí?… es decir, cabe plantearse en qué estilo de carrera te posicionas y sobretodo reflexionar  y observar si nuestras preferencias personales están alineadas con las de la organización.
  2. ¿A dónde voy?  … a dónde deseo llegar, cual es mi meta, mi objetivo.
  3. ¿Cuáles son mis capacidades y qué debo desarrollar?… que poseo actualmente, cuáles son mis fortalezas, pero sobretodo, qué me falta, qué debo desarrollar para conseguir mi meta.
  4. ¿Cómo lo voy a desarrollar?….Cual es mi plan de acción, ¿qué haré para conseguirlo?

Además de dedicarte tiempo a pensar sobre  tu propia carrera personal conviene seguir algunas indicaciones….

–          No delegar la gestión de tu carrera profesional

–          Mírate al espejo de los demás

–          Desarrolla la habilidad para aprender

–          Ten un plan

–          Ten un plan “B”

–          Y….

Y pensareis…¿¿Y?? …..todo ello no será posible si no estamos atentos a los cambios que nos pueden suceder tanto en nuestra vida personal y profesional, a nuestros momentos críticos… hacer una pausa, volver a replantearte todo y volver a empezar de nuevo es quizás lo mejor que podemos hacer.

Mònica Pérez

Emociones, para que os quiero!!!

Hace unos días participé en un taller sobre emociones, basado en el método de Alba Emoting.

“El Alba Emoting es un método científico de inducción, modulación y vivencia de las emociones desde patrones postulares y respiratorios (http://www.albaemoting.cl)”.

El sistema nació en los años 70 de la mano de Susana Bloch y Guy Santibañez, en Chile.

En palabras de Susana Bloch:

“…mejorar la conciencia de lo que pasa con nuestras emociones y poderlas reconocer en los otros y así ser mejores gestores de nuestras emociones, no para controlar y manipular, sino para comunicarnos mejor y ser mas felices…”

En el taller, trabajamos las 6 emociones básicas: miedo, rabia, tristeza, alegría, ternura y erotismo. Y experimentado que se siente con cada una de ellas y en distintos grados de intensidad. Muy interesante e intenso!!!!. Aprovecho para agradecer a Carmen Tena y Elena Iborra la excelente dirección del taller.

Las emociones están siempre presentes en la comunicación entre personas. Son aquella parte del ser que nos hace más humanos. Difícilmente las podemos “disimular” o “aparcar”. Y nos acompañan allí donde vayamos. Reconocerlas, facilita la comprensión de uno mismo y de los demás.

Tengo la impresión que en muchas ocasiones no mostramos nuestras emociones y todavía en menos ocasiones, prestamos atención a las emociones de los demás. En ambos casos, cerramos la puerta a la generosidad. A la posibilidad de que nos comprendan y a la posibilidad de comprender. Cuántas oportunidades perdidas!!!

¿Y si abrimos la puerta a la generosidad?

Mireia Armengol

Renovarse o morir

¿Sabias que el águila es una de las aves que más años vive? Llega a vivir hasta 70 años!!

¨Cuando tiene unos 40, sus urpas son tan largas y flexibles que no le permiten agarrar a sus presas con facilidad. Su pico, largo y puntiagudo, se curva en exceso y ya no le es de utilidad. Las alas, envejecidas y pesadas, no le permiten volar con agilidad. En ese momento, le quedan dos alternativas: abandonarse y morir o enfrentarse a un doloroso proceso de renovación que durará aproximadamente 150 días.

Busca un  lugar protegido, en lo alto de la cima de una montaña. Golpea su pico contra la pared hasta arrancarlo y espera que nazca uno nuevo, que le permitirá arrancarse sus viajas uñas. Cuando han crecido, se arranca una a una las viejas plumas. Y entonces, inicia su vuelo renovado, para vivir otros 30 años más.¨

Mi hermana me lo mandó hace unos días. Desconozco si es científicamente cierto. Tampoco lo he comprobado. No me importa. Porqué lo que realmente me importa es que puedo aprender yo con ello. Y, ciertamente, y en estos momentos, más que nunca, debemos estar constantemente renovándonos!!!!. El mundo corre a tal velocidad que nada es permanente. El entorno es constantemente cambiante. Y, o nos adaptamos nosotros, o nos adaptan.

Y la gran pregunta es, ¿cómo lo hacemos?.

En mi opinión, es muy importante parar de vez en cuando, hacerse las preguntas necesarias para indagar en las respuestas, definir el objetivo y marcar el rumbo. Y es necesario, porque si no lo hacemos, ¨fluimos¨, y no decidimos. Si lo hacemos, nosotros decidimos. Comprobamos si el rumbo es adecuado. O si cambiamos o no de objetivo (¿porqué no?, tenemos que ser lo suficientemente flexibles para adaptarnos al entorno cambiante).

Y a vosotros, ¿qué os sugiere la experiencia del águila?

Mireia Armengol